Atrae la bebida de los dioses a 40 mil asistentes en Oaxaca | Dónde Ir

Atrae la bebida de los dioses a 40 mil asistentes en Oaxaca

Una larga fila vehicular y un conglomerado número de visitantes abarrotaron las principales calles alrededor de templo de San Andrés Apóstol para degustar el delicioso Tejate, originario de San Andrés Huayapam

 

San Andrés Huayapam, se localiza en la parte central del estado, pertenece a los Valles Centrales, y está a no más de 20 minutos del centro de la ciudad, la zona ha sido famosa por las presas que se encuentran en su territorio, pero más allá del singular paisaje, a principios del siglo se dio a conocer por su gastronomía, específicamente por el Tejate, una bebida ancestral que ha deleitado el paladar de mexicanos y extranjeros.

En el año 2000 dio inicio la feria en esta comunidad y a través de estos 18 años el público ha rebasado fronteras, hoy en día no solo reciben visitantes locales o nacionales, sino han llegado turistas de todas partes del mundo para degustar la bebida de los dioses.

Durante las festividades de la Semana Santa se realiza la Feria del Tejate en el municipio, este año llegó a su edición número XVIII, y fueron alrededor de 40 mil visitantes los que atiborraron las principales calles aledañas al municipio e iglesia. Las filas eran largas para llegar a donde se encontraban las artesanas expendiendo su producto, pero valió la pena la espera, aseguraron algunos turistas quienes vinieron especialmente a degustar este manjar.

En esta ocasión en la feria hubo unos 100 expositores, los participantes explicaron que este evento le da identidad al pueblo y gracias a la feria han sido reconocidos a nivel local, nacional e internacional.

Recorrer este municipio, especialmente el Domingo de Ramos, fecha en que se lleva a cabo la Feria del Tejate, es una experiencia única e inolvidable pues los visitantes tienen la oportunidad de recorrer sus pequeñas y apacibles calles con un toque colonial y campero, además pueden visitar la iglesia dedicada a San Andrés Apóstol, que data del siglo XVI. Durante el recorrido es posible comprar agua de chilacayota, horchata, frutas de temporada o un rico nicuatole (otro manjar imperdible en el estado), sin embargo, lo mejor del evento es llegar a los puestos donde las mujeres, herederas de la tradición, con sus manos preparan el inigualable brebaje.

El tejate lo baten a mano y van agregando agua lentamente, la mezcla está preparada con base en maíz, cacao tostado, almendra y rosita de cacao, esta última es oriunda de la comunidad y el árbol de rosita o rosital como lo conocen las tejateras, es sagrado ya que si no se dan los cuidados necesarios el árbol se seca o en algunos casos no da la flor.

Al terminar el proceso de batido se le echa agua fría, dando como resultado un líquido con espuma espesa, lo singular de este preparado es la forma en que lo sirven ya que ocupan jícaras decoradas y así quien esté degustando el refrescante téjate se conciba como un dios al tener en su paladar este distinguido tesoro oaxaqueño.

El tejate con el pasar de los años ha tenido algunas variaciones ya qué hay quien lo prepara actualmente de coco o de algún otro sabor, sin embargo, el más solicitado sigue siendo el tradicional.

Durante esta feria los visitantes también pudieron degustar parte de la gastronomía oaxaqueña pues en los alrededores habían puestos que servían las tradicionales empanadas, memelitas, barbacoa, higaditos, mole, tamales de hoja de plátano, entre otros platillos.

Para los más pequeños también hubo diversión pues los tradicionales jueguitos de feria estuvieron presentes.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password