¿Qué hay de comer en La Capilla? | Dónde Ir

¿Qué hay de comer en La Capilla?

Consumir alimentos en el Restaurante Típico La Capilla, no solo significa comer rico, es en sí mismo un ejercicio para adentrarse en los gustos de olores y sabores heredados generacionalmente desde hace tres milenios

*Segunda

El libro Las Raíces de las Comidas de Zaachila (Ralaba’ xtenraxuyZaadxil), te causa dos sensaciones inmediatas: un antojo feroz por probar al menos algo de los platillos del Restaurante Típico La Capilla, y la saciedad y el confort de saber que don Melecio logró armonizar un negocio familiar de comida con la impresionante riqueza de la cultura zapoteca establecida en Zaachila en el último tramo del México Precolombino.

La historia de la casa del señor Melecio, (Yu’dexhxten dad Mels), dice el maestro Andrés Cerero Martínez, debe contarse, “porque allí están las raíces del Restaurante Típico La Capilla y sus contenidos”.

Como un auténtico aperitivo, el autor del libro nos invita, antes de dar detalle de cada uno de los platillos que ofrece el Restaurante Típico La Capilla, a “ingresar al pueblo milenario de Zaachila para conocer el centro histórico”, y cita las rutas de llegada y todo el corredor histórico-cultural que inicia en Oaxaca de Juárez, continúa por Monte Albán, Arrazola, Cuilápam de Guerrero y termina en Zaachila.

En un primer acercamiento y de forma muy sintáctica, Andrés Cerero nos dice que la oferta gastronómica de La Capilla se concentra en “seis formas de combinar desayunos, cuatro consomés preparados con distintos condimentos, 14 antojitos regionales, 10 guisados especiales, cinco platones surtidos, 14 maneras distintas de preparar las carnes, 26 licores –entre los que destaca el mezcal de gusano La Capilla, y el vino de nogal La Capilla—, 10 digestivos, siete vinos de mesa y 14 bebidas tradicionales y embotelladas”.

Hoy en día, refiere el autor, este restaurante “se ha transformado en visita obligada para los visitantes nacionales y extranjeros con deseos de degustar los platillos ofrecidos en este centro culinario, opción que brinda la oportunidad de vivir y disfrutar de la cultura gastronómica originaria de Zaachila”.

La filosofía de don Melecio y su familia, se resume en una sola frase: “En el comer está el vivir, mediante las distintas formas creativas de preparar alimentos balanceados, presentarlos estéticamente y nutritivos; también esas formas abarcan la intervención de utensilios, los líquidos, los condimentos, las exposiciones a distintas temperaturas y otros recursos utilizados para responder a las necesidades de quienes solicitan el servicio de una gastronomía de Zaachila, heredada desde la época prehispánica, que se enriqueció durante la época de la Colonia hasta su definición como gastronomía mestiza”.

En el libro, el autor también da cuenta de que en “la casa grande de la comida sabrosa” se ha brindado atención a distintas personalidades de la administración pública (presidentes de la república, gobernadores del estado, autoridades de organismos internacionales entre otros), actores, músicos, cantantes, pintores escultores escritores y familias en general de ascendencia estatal, nacional e internacional.

Con esta obra bibliográfica, la empresa familiar del Restaurante Típico La Capilla, “con dignidad y orgullo asume su identidad cultural gastronómica heredada por sus antepasados zapotecos de Zaachila, por lo tanto, responde incorporando platillos de la cocina mestiza donde está identificada la gastronomía zapoteca prehispánica, de la que cada vez existe mayor interés por conocerla y de nosotros por explicarla a quienes les cautive el arte culinario y su historia”.

El libro del maestro Andrés Cerero menciona todas las combinaciones posibles del arte culinario mestizo, basado en algunos de los siguientes ingredientes aportados por la gastronomía zapoteca precortesiana: chiles, frijoles, maíces, calabazas, nopales, ejotes, chepiles, hoja santa, epazote, chilacayota, flor de cacao, jitomates, miltomates y aves de corral;conjugados con ajos, cebollas, cerdos y reses, entre otros, que fueron traídos por los españoles a Oaxaca.

En fin, un agasajo de exquisitos sabores en un sitio ideal que permite experimentar todo lo vivido por don Melecio Vargas Mateos y que lo inspiró a crear esta “casa grande de la comida sabrosa”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password