Zaachila vive el Día de los Concheros | Fiestas y tradiciones

Zaachila vive el Día de los Concheros

En este año, para la parroquia principal, una de las encargadas de ofrecer la primera jícara de tejate fue la señora Miguelina Iriarte.

Villa de Zaachila, Oax.

Con gran devoción y conservando sus tradiciones ancestrales, habitantes de los diferentes barrios de esta comunidad celebraron el Día de los Concheros.

Esta festividad es una de las más representativas para los comuneros en torno al paisaje bíblico de Jesús, previo y durante los procesos que sigue hasta su crucifixión.

Aunque no se sabe con exactitud en qué época se inició con esta celebración, para los feligreses tiene varios significados especiales, algunos creen que se evoca el nacimiento de la vida eterna de Jesús, otros consideran que es un tributo a los hombres fieles que lo acompañaron en su calvario.

Las conchas

Los organizadores no saben con exactitud si en los primeros años se le conocía con otro nombre, pues se tiene la memoria que el Día de los Cocheros se le otorgó cuando los pobladores avisaban al pueblo con el sonido del caracol marino que los recolectores de las flores, disciplina (tipo de flor), amarillas, laureles, entre otras especies que se utilizan en esta fecha para adornar los templos, ya habían regresado.

La concentración se realiza debajo de los nogales que se encuentran en el Barrio del Niño, cada barrio elige su respectivo nogal para recibir a los recolectores, así como a todos los vecinos que tengan la intención de aportar en buena fe algún obsequio.
El comité del barrio se encarga de recibir todo lo que se obsequia, algunos llevan refrescos, tortillas, téjate, dulces y un sinfín de productos que se reparten entre los asistentes.

La mayoría de los barrios reciben con mucha alegría y con música de banda a sus visitantes, sin importar que sean nativos o turistas que arriban a la Villa de Zaachila durante la temporada vacacional de Semana Santa.

Parroquia de Santa María Zaachila

En este año, a don Carlos López Zavaleta le tocó representar a la parroquia principal o la parroquia de Santa María Zaachila, quien junto con el señor Artemio Chacón Aguilar, se encargó de recibir a sus invitados en uno de los nogales más emblemáticos del pueblo.

“Esta festividad se lleva a cabo el siguiente martes del Domingo de Ramos, inicia desde la noche de lunes con una cena de guajolote que obsequia la autoridad municipal”, explicó don Artemio Chacón.

“Hoy es el Día de los Concheros, hoy se recibe debajo del nogal todo lo que se trae del monte, rama de ocote, flores y la disciplina, todo para la parroquia principal se concentra en este nogal y una vez que se recoge todos nos vamos a un recorrido”.

Con la presencia de todos los ciudadanos de cada barrio, el ambiente corre a cargo de los músicos, quienes entonan diversas melodías para acompañar a los concheros.

“La tradición es bailar, darle gracias a la naturaleza por lo que nos brinda, en el recorrido a la autoridad municipal se le ofrece simbólicamente todo lo que llevamos, se comparte con ellos lo que se recauda en el monte porque también ellos participan con apoyos”, expuso Chacón Aguilar.

Uno de los concheros es Giber Tomás del Barrio de San José, quien con mucho entusiasmo participa en esta festividad, haciendo entonar la concha que le heredó sus padres.

“Cada año esperamos esta festividad porque es una herencia de nuestros antepasados, las flores que recolectamos en el monte la donamos para que después sirva para adornar en los templos”.

A decir de los organizadores, aunque no se trata de una competencia los recolectores siempre buscan las flores más espectaculares para su capilla, algunos recorren decenas de kilómetros hasta encontrar la mejor disciplina, atravesando montañas y laderas.

“Salí desde lunes rumbo a la Sierra Sur para conseguir la disciplina, estuve a punto de caer en un barranco porque estas flores se dan en lo más alto de las montañas, nosotros vamos con mucha fe para regresar con bien”, señaló el joven Giber.

Una vez que concluye la convivencia en los nogales, los participantes de los barrios salen en un recorrido rumbo a sus respectivas capillas, donde son recibidos por las mujeres que ofrecen tejates y comida.

En este año, para la parroquia principal, una de las encargadas de ofrecer la primera jícara de téjate fue la señora Miguelina Iriarte, mientras la señora Sira Álvarez Méndez ofreció la comida, que por tradición se debe servir frijol blanco, coloradito y pescado envuelto.

“Todo lo que se reparte se obtiene gracias a la donación que realizan los ciudadanos que vienen a convivir, todos cooperan, nos unimos fraternalmente, esto hace que la gente sin ver situación política, social o religiosa, nos reunimos aquí, es la fiesta del pueblo y para el pueblo, es lo que nos caracteriza a los zaachilenos”, destacó el ciudadano Artemio Chacón Aguilar.

La visita a las capillas

Durante los primeros años de fundación de la Villa de Zaachila, contaba con 7 barrios, donde los feligreses realizaban las visitas a los templos, hoy en día ya suman 12 barrios y la mayoría realiza todos los recorridos para admirar el adorno de las parroquias.

Este martes al menos seis barrios realizaron sus convivencias, este miércoles continuarán el resto de los barrios, el próximo jueves adornan los templos y viernes se lleva a cabo la visita.

“Nadie compite, cada barrio forma un consejo para saber quién adornó más, no es concurso ni obligación, solo es la satisfacción de servir, continuamos con el sábado de gloria y terminamos con el domingo de resurrección”, señalaron los organizadores.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password