Última cena, entre la fe y la tradición en la Costa de Oaxaca | Fiestas y tradiciones

Última cena, entre la fe y la tradición en la Costa de Oaxaca

La presencia de las imágenes religiosas y de los “judíos”, se encuentran los “santos varones”, representados por integrante de la comunidad, vestidos con túnicas blancas y listones morados

La Semana Santa en esta población costeña es una celebración del sincretismo cultural y religioso que caracteriza a los indígenas mixtecos o Ñuu Savi. Varios historiados y cronistas de la región coinciden en señalar que su origen se remonta a finales del siglo XVI, cuando durante el proceso de evangelización, iniciado por los franciscanos y luego por los dominicos, los mixtecos se apropiaron de elementos del catolicismo, adaptándolos a su cosmogonía, una lucha entre el bien y el mal.

A lo largo de varios días, los habitantes de Santiago Jamiltepec en su totalidad participan en una compleja ceremonia que incluye rezos, procesiones, rituales y danzas que evocan luchas y en las que cada miembro asume personajes como Cristo, Romanos, María, soldados, Judas, demonios, fariseos y los judíos.

La última cena tuvo su escenificación en el atrio de la iglesia, donde participaron Jesús y sus 12 apóstoles. En el centro de la mesa el párroco Álvaro Sánchez Martínez dio lectura a los pasajes bíblicos, para dar pie a llamada cena de los apóstoles.

Previamente los hombres llamados nobles cargaron a Jesús, quien fue llevado frente a la mesa principal, acompañado de música de viento y rezos. Los Tatamandones (autoridad tradicional de los mixtecos) fueron encabezados por Antonio Merino de la Cruz, fiscal mayor de la iglesia, quien en todo momento vigilaba que la tradición se cumpla a cabalidad.

“El mayordomo ofrece mucha comida para los apóstoles: una pieza de pan de yema, pescado con huevos, una copa de vino, agua de horchata, tortillas; hay frutas como los chicozapotes, mamey, sandias, conservas de calabaza, esa es la costumbre que tenemos”, dijo el fiscal Antonio Merino quien porta su bastón de mando.

Además de la presencia de las imágenes religiosas y de los “judíos”, se encuentran los “santos varones”, representados por integrante de la comunidad, vestidos con túnicas blancas y listones morados. La comunidad católica acudió con fe para preservar la tradición.

Cabe mencionar que la mayor parte de la comida ofrecida esta tarde, fue preparada con mucha anticipación en cada de los mayordomos Reynaldo Montoya Torres y Guadalupe Cajero Merino, responsables de buscar a las personas especializadas en la preparación de las conservas de calabaza y demás preparativos.

El pueblo mixteco, durante la semana santa, se involucra en conjunto (niños, jóvenes, adultos, mujeres, ancianos), constituyéndose como elemento de cohesión comunitaria. Se trata de una expresión cultural de valor excepcional por su permanencia a través del tiempo, por su sincretismo cultural, por su impresionante riqueza simbólica.

 

Durante el consumo de los alimentos, la banda de viento acompaña al rezador con notas fúnebres. En ese momento la banda toca una marcha especial que causa gran conmoción entre la concurrencia católica. En este lugar los “judíos” reaccionan con unos gritos de júbilo lanzando flechas con sus arcos y vociferando las burlas que recibió Jesús de los soldados romanos.

La celebración anual de la Semana Santa o Semana Mayor tiene sus orígenes en la Fe Cristiana Católica en la cual se conmemoran los últimos días de la vida de Jesús de Nazareth, desde su entrada triunfal a Jerusalén hasta su resurrección gloriosa. No existe una fecha precisa para su celebración, ya que está supeditada a la fase de luna llena, por lo cual las fechas varían año con año, aunque la secuencia y su significado no se altera en su esencia.

De acuerdo con la tradición católica, la Semana Santa es la última semana del periodo conocido como Cuaresma, que da inicio con el Miércoles de Ceniza y termina el Viernes Santo. Durante este periodo se tienen que cumplir siete viernes de cuaresma, ya que cada uno de ellos está dedicado a una advocación religiosa o pasaje del periodo de la pasión de Jesucristo. Hay personas que afirman que durante los siete viernes se tiene que hacer penitencia total, explico el padre de la comunidad Álvaro Sánchez Martínez.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password