Celebran el Día de la Santa Cruz en Oaxaca | Fiestas y tradiciones

Celebran el Día de la Santa Cruz en Oaxaca

Alrededor del mediodía se coloca una cruz en lo más alto de la obra, posteriormente en algunas partes, se sirve comida, cerveza y mezcal

Entre la grava, arena y cemento, así como varilla y alambrón, los trabajadores de la construcción celebran hoy el tradicional Día de la Santa Cruz, por lo que alrededor del mediodía se coloca una cruz en lo más alto de la obra, posteriormente en algunas partes, se sirve comida, cerveza y mezcal.

En la mayor parte de las obras en construcción se lleva a cabo esta tradición en la cual se invitan a familiares y amigos de los maestros albañiles y chalanes, el padrino es el propietario de la edificación o en su defecto los ingenieros, arquitectos.

 

Desde el inicio de semana en algunas obras los albañiles con pedazos de madera se dieron a la tarea de construir la cruz, posteriormente la vistieron de papel de china y la adornaron con collares de la flor que da el árbol de coquito, tradicional del Estado de Oaxaca.

En distintos lugares se empezó a vender todo tipo de cruces, unas de ellas elaboradas con flores, así como arreglos florales, así como las cruces tradicionales de madera, forradas con papel de china y adonadas con flores artificiales de plástico, entre otros materiales.

FESTEJO DEPENDE DEL PADRINO

Con 12 años de trabajar como maestro albañil, Antonio Velasco comentó que este día cada año lo ha vivido de manera normal, porque a él no le ha tocado ningún festejo; sin embargo, tiene la esperanza de que el día de hoy, sea diferente que en otras ocasiones.

Celso, quien trabaja como maestro en una obra en construcción, recordó que en ocasiones les obsequian los patrones, ingenieros o arquitectos, barbacoa, chicharrón, carnitas de puerco, tamales, carne asada, tortillas tlayudas y salsa, entre otros alimentos tradicionales, otras veces no hay nada.

 

Alrededor de las 11:00 horas, todos los trabajos que se venían realizando se dejan por el momento a un lado, para dar paso a la celebración, en algunos casos este día en las obras se sirve una suculenta comida acompañada de bebidas espirituosas, en otras muchas más, el día pasa desapercibido.

En un recorrido por diversas obras en construcción los albañiles se mostraron preparados para llevar a cabo esta celebración en la cual al mediodía suspenden sus labores para compartir el pan y la sal acompañados por licor, refrescos y aguas frescas.

TODOS PRECIOS Y TAMAÑOS

Desde este miércoles en la calle de Aldama y 20 de Noviembre se encuentran instalados una gran cantidad de personas que se dedican a la fabricación y venta de las cruces adornadas para la celebración del Día del Albañil, las hay desde 15 pesos hasta 250 pesos.

Eva Martínez, quien es originaria de la comunidad de San Juan Bautista Guelache, Etla, comentó que desde el mes de junio da inicio con la elaboración de las cruces para el festejo del 3 de mayo, para lo cual utiliza popotes y bolsas de plástico, madera y diamantina de colores.

 

La mujer quien tiene su puesto a un costado del Templo de San Juan de Dios, comentó que vende sus cruces de acuerdo con el tamaño, los precios fluctúan entre los 25 , 30, 40 y 50 pesos, las grandes a 150 pesos; en otros lugares las hay de 25 hasta 250 pesos.

Juan Carlos González, quien elabora sus cruces sobre la calle de Aldama, exhortó a los propietarios de las obras, así como a los encargados para que este día festejen a sus albañiles, en tanto frente a la entrada principal del Templo de San Juan de Dios, se vendía la tradicional flor de coquito.

ORGULLOSO DE SU TRABAJO

Los trabajadores de la construcción llevan a cabo sus labores, sin esperar nada especial durante esta fiesta muy antigua que conmemora a la Cruz en la que Cristo realizó su mayor sacrificio, y que además recuerda su triunfo sobre la muerte a través de su resurrección.

Jorge, quien trabaja como albañil desde hace 30 años, comentó que a pesar de las largas jornadas bajo un inclemente sol, se siente orgulloso de su trabajo, con el cual ha sacado adelante a sus hijos, uno de los cuales el abogado y la otra enfermera.

 

“Nuestro trabajo es muy variable, en ocasiones hay y otras no, entonces hay que guardar un poco para cuando no haya “jale”, entre nosotros mismos que estamos en el gremio nos estamos apoyando, por eso es que casi no nos quedamos sin chamba”, comentó el maestro albañil.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password