Explora Oaxaca tiene el propósito de acompañar a los visitantes de Oaxaca, México y el mundo a recorrer y conocer todos los rincones de cada una de las ocho regiones del estado, a saborear de su gastronomía, a vivir las fiestas y tradiciones, y a disfrutar de cada una de las experiencias que este majestuoso estado ofrece.

Te podría interesar

+52(951)51-628-12
Camino al Sabino 429, Reforma Agraria
digital@imparcialenlinea.com

Pastorelas: 123 años de tradición en San Agustín Tlacotepec

Cada una de las 7 rancherías organiza su propia pastorela. Cuentan con sus propios libretos y actores

Las pastorelas son obras teatrales que incluye a la comunidad con su desempeño; es fiesta que se integra por mayordomos, padrinos, músicos, actores, danzas y pirotecnia. Siete poblados presentan su montaje y finalizan el 6 de enero.

Aproximadamente, 50 actores en la comunidad de Totojaa se presentaron con sus bailes y danzas escenificando la llegada del Niño Jesús que salvará de la ignorancia a la humanidad, los diablos tejen sus telarañas y muchos tropiezan, pero al final brilla la verdad. Se hace fiesta, todos cantan, toca la orquesta y surgen las flores en los campos y ahora los campesinos y pobladores saben la verdad de quienes son los mañosos.

Los diablos muestran sus encantos como verdaderos reyes, confunden y dividen, salen de sus cuevas divulgando malas ideas a los pastores o campesinos, bailan y hacen escenas de valentía con el anuncio que no le crean al hombre que está por llegar.

INTERPRETAN PERSONAJES

Valerio López Aguilar, de la comunidad de Ndicayuco, da a conocer que a los cuatro años ya desempeñaba el papel del diablo número cinco de la pastorela, todos los de su comunidad se involucran en esta tradición, es una de las claves de unidad y de arte en que todos están incluidos a hacer perdurar estas obras teatrales.

Con danzas espectaculares, los diablos dan a conocer que ellos son los verdaderos reyes, no el Niño Jesús. Anuncian que son mejores, tratan a la comunidad de ignorantes, les quitan sus bienes, los dividen, pero Balam, dentro de los pastores, es el abuelo sabio que da consejos, trata de enderezar el camino de quienes están confundidos.

Existen las danzas de combate entre los arcángeles, Miguel, Gabriel y Rafael con los diablos como el egoísmo, la lujuria, avaricia, ignorancia, pecado, Lucifer y sus seguidores, ellos confunden a los campesinos, les arrebatan sus tradiciones, les hacen creer que el niños que está por nacer es un falso rey.

REPRESENTACIÓN TEATRAL

Estas historias que se dan a conocer mediante, líneas, versos, danza, baile, música, escenografía natural, pirotecnia, fogatas, son una tradición que se hace posible gracias a todo un equipo de trabajo, desde quienes asumen el papel de mayordomos, cuaderneros, que son las personas que dirigen la obra, los padrinos, actores y músicos.

Claudio Guzmán Sánchez, vecino participante de 72 años de edad, da a conocer que las pastorales se realizan desde hace 123 años, en las 7 rancherías del municipio de San Agustín Tlacotepec. El 24 de diciembre se presenta en el centro de la explanada del palacio municipal y el 6 de enero, la obra teatral culmina también en el centro con la intervención de los Reyes Magos.

Este es un espectáculo teatral que incluye danzas y bailes de los pastores, diablos, ángeles y arcángeles, hacen uso de juegos pirotécnicos, antorchas que iluminan el escenario, dicen sus parlamentos y se acompañan de la música en vivo de las orquestas, agrupaciones que se integran de instrumentos musicales como batería, trompetas, saxofones y güiro.

ORGANIZAN SUS PASTORELAS

Cada una de las 7 rancherías organiza su propia pastorela. Cuentan con sus propios libretos y actores. De seis a cuatro meses antes inician los ensayos, aunque un año antes se reparten los personajes y se les entregan copias para que se aprendan sus diálogos.

Don Pánfilo Guzmán Bautista fue uno de los iniciadores, él —aparte de ser cuadernero, nombre que se le da al director de la obra teatral en estas comunidades— hacía el personaje de bato y al lado de su hermano Isidro, que era Bras, hacían estas obras teatrales. Otros de sus familiares que por más de 15 años estuvo participando es don Vicente Sánchez, haciendo el papel de Balam, el ermitaño y el campesino Lucindo, así fueron algunos de los muchos iniciadores, hacían personajes que mantuvieron en el escenario por muchos años.

Desde 1894 se proyectan las pastorelas, pero en 1895 cada una de las 7 poblaciones presenta sus propios montajes y desde ahí a la fecha estas obras de teatro se representan con actores de las propias comunidades o —en ocasiones— los radicados de esas localidades desde la Ciudad de México preparan sus montajes.

LA RELIGIÓN EN LA PASTORELA

A veces se salen del libreto original, pero no dejan de ser una obra religiosa porque finalmente teje la trama donde el diablo o el mal trata de presentarse con sus encantos para envolver a los inocentes campesinos o pobres que ignoran las mañas de un listo que se aprovecha de sus bienes; o —en este caso— niegan y tergiversan el nacimiento del Niño Jesús, queriendo terminar con el mensaje de amor y paz para el mundo, lo que no logran los diablos, ya que es más grande la sabiduría de la humanidad.

Las obras teatrales del mensaje de Navidad ya se presentaron; el 16 de diciembre, en Río de la Junta; el 18, en Totojaa y vienen tres más; el jueves 20, en la ranchería de Yosojica; el 22, en la comunidad de Ndicayuco y el 24 de diciembre en el centro del municipio.
Culminan las pastorelas el 6 de enero con la escenificación de la llegada de los Reyes Magos.

UN POCO DE HISTORIA

Las pastorales surgieron en la comunidad de Totojaa en 1895. La persona que enseñó el primer montaje fue de la comunidad de Santa Catarina Ticúa, quién durante 28 años integró los montajes. En 1923 esta comunidad adquiere la propiedad del libreto, de aquí derivaron las demás que ya han sufrido muchos cambios. La última comunidad en presentar esta tradición fue la comunidad de Buena Vista, en el año de 1961, de ahí cada comunidad presenta su propio trabajo y músicos.

El deseo es que estas expresiones artísticas nunca se pierdan, que los jóvenes tengan sus propios criterios para fomentar esta cultura. Aquí participan dos formas de expresiones: los que se mueven por la fe al arrullo del Niñito Jesús y los que son guiados por la cultura y las tradiciones.

You don't have permission to register