Explora Oaxaca tiene el propósito de acompañar a los visitantes de Oaxaca, México y el mundo a recorrer y conocer todos los rincones de cada una de las ocho regiones del estado, a saborear de su gastronomía, a vivir las fiestas y tradiciones, y a disfrutar de cada una de las experiencias que este majestuoso estado ofrece.

Te podría interesar

+52(951)51-628-12
Camino al Sabino 429, Reforma Agraria
digital@imparcialenlinea.com

Celebra en grande a la Virgen de Juquila en Santiago Huajolotitlán, Oaxaca

Dentro de las fiestas más grandes que se llevan a cabo en Santiago Huajolotitlán, se encuentra la que se hace en honor de la Virgen de Juquilita, el 7 y 8 de enero de cada año, en la cual participan miles de personas que con fe llegan a agradecerle, pedirle u ofrecerle algo.

Algunas de las fiestas más grandes son la de Santiago Apóstol y Santiago Caballerito, que se realizan el 23 al 25 de julio y 26 y 27 de julio, respectivamente, también la de la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre; la del Calvario, que es en Semana Santa.

Nancy Martínez García, segunda mayordoma de la Virgen de Juquilita, dio a conocer que de 60 personas que participan en un sorteo, 33 son las que asumen algún cargo para la organización de la fiesta de la Virgen de Juquilita.

Ésta se hace el 7 y 8 de enero de cada año como se hace en otras comunidades de la Mixteca, como en la agencia Vista Hermosa, un mes después que lo hacen en otros lugares.

La mayordomía se cambia cada año, el 18 de febrero pasado recibieron la mayordomía quienes actualmente están en ella.

Los integrantes no sólo se encargan de organizar la fiesta sino se hacen las actividades necesarias para recaudar fondos y hacer algo en beneficio del templo.

Este año, se hizo una barda, una escalera, se compró la campana, en lo cual apoyan con sus donaciones habitantes del pueblo.

Para dichas obras y la festividad, pueden dar de mil a 6 mil pesos aunque hay quienes dan mucho más, como Guillermo Ríos, quien pidió cooperación en México y llevó alrededor de 10 mil pesos de cooperación.

Aparte, dio sus 6 mil pesos que le correspondían y dio 3 mil pesos para la campana, las series del nacimiento y el alumbrado de la iglesia, además de trastes para la cocina, por lo que sus compañeros calculan que aportó alrededor de 30 mil pesos en total.

LA CELEBRACIÓN

Tres días antes de la fiesta se comienza con “la molida del chile” para el mole que se va a compartir con quienes asistan.
El 25 de diciembre organizan la acostadita del Niño Dios en este espacio; el 6 de enero, el templo recibe las flores con las que se va a adornar, donde resaltan las rosas color melón, rosas rojas.

La celebración comienza con un desayuno el 7 de enero; posteriormente se realiza la calenda, que parte del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep) 145 General Antonio de León.

La banda de viento de la comunidad, las mojigangas, los matachines, la banda de San Sebastián Progreso, fueron parte de los contingentes que participaron.

Al culminar, se lleva a cabo una comida y posteriormente se hace un jaripeo, a lo que le sigue la quema del castillo de luces, a las 21 horas.
El día principal se le llevan las Mañanitas a la Virgen de Juquilita, las cuales son amenizadas por la banda de la comunidad y un mariachi, a lo que le sigue el desayuno.

La misa concelebrada (de tres sacerdotes), la principal, es a las 13 horas, en la cual participan cientos de personas.
A ello le sigue la procesión con la imagen, por las principales calles de la comunidad, y al concluir se nombra a la siguiente mayordomía, después se hace nuevamente un jaripeo.

UNA BENDICIÓN

El trabajo que hacen quienes integran la mayordomía, “es un agradecimiento a la Virgen, la oportunidad que nos dio de servirle porque en el sorteo, de 60 papelitos que se hacen, 33 tenemos la oportunidad de servirle y para nosotros es una bendición”.

“Si nos toca hay que echarle ganas, la gente acepta con mucho cariño y mucho compromiso, y con esa misma fe acuden en estas fechas los paisanos que radican en México, principalmente y algunos de Estados Unidos también, que aprovechan las vacaciones para venir a su pueblo natal”, señaló Martínez García.

Las personas que actualmente participan en estas actividades, buscan involucrar a los niños y jóvenes para que las tradiciones no se pierdan, al contrario, se fortalezcan.

Santiago Huajolotitlán, resaltó, es una de las comunidades que aún conserva las tradicionales cofradías, que consiste en que comparten los alimentos con las personas que acudan a la fiesta.

Por la mañana prepararon codillo; en la tarde, chileajo de puerco; al día siguiente dan chocolate, café y pozole y en la tarde, consomé y mole dulce.
Las cocineras, unas decenas que se coordinan para que mientras unas sirven la sopa, las otras los frijoles y las demás el guisado, participan activamente estos días.

En agradecimiento, las bandas que participan en la calenda o mañanitas, les dedican unas melodías en la zona donde están “trabajando”.
Es un trabajo arduo también el que realizan ellas, debido a que los alimentos se preparan para un aproximado de 2 mil personas, en tanto que en las fiestas de julio, se reciben 4 mil personas en la víspera y 5 mil el día principal.

Leave a Reply:

You don't have permission to register