Invitan a celebrar en Xoxo las festividades de muertos | Día de Muertos

Invitan a celebrar en Xoxo las festividades de muertos

Santa Cruz Xoxocotlán, Oaxaca, es reconocido mundialmente por las festividades que se llevan a cabo, entre ellas la de Todos Santos y Fieles Difuntos

Santa Cruz Xoxocotlán, comunidad ubicada en valles centrales del estado de Oaxaca, es reconocido mundialmente por las festividades que se llevan a cabo, entre ellas la de Todos Santos y Fieles Difuntos, que reciben a una gran cantidad de propios y extraños en los panteones de la localidad localizada al sur de la capital.

Desde días antes del 1 y 2 de noviembre, las autoridades municipales preparan diversas actividades para recibir a los fieles difuntos y miles de visitantes nacionales y extranjeros con alegría se dan cita en el centro de la población, así como en los panteones de San Sebastián y Panteón Mictlancihuatl, para disfrutar de esta tradición.

Desde días antes, las calles de la comunidad distante a unos 10 minutos del centro de la ciudad de Oaxaca por la carretera que conduce a la población de Cuilapam de Guerrero y la villa de Zaachila, lucen adornadas, en tanto cantidad de personas acuden a lavar, pintar y arreglar las tumbas de sus seres queridos.

El Honorable Cabildo Constitucional de esta población, a través de la Regiduría de Cultura, hace una cordial invitación a la sociedad en general así como a los turistas nacionales y de otros países, para que los acompañen a disfrutar de esta festividad, que sin duda es la más grande de esta comunidad por su representatividad y arraigo.

 

Inician preparativos

Según la Regiduría de Cultura de este municipio, los nativos de la población comienzan a arreglar sus altares desde el 30 de octubre, para que el día siguiente, en punto de las 3 de la tarde y al repique de las campanas de la Iglesia, reciban a los Angelitos, para lo cual hacen un caminito de pétalos de cempasúchil de la puerta de la casa al altar, en donde humea el copal en un pequeño brasero.

El copal, según la tradición, sirve para purificar el alma de los fieles difuntos que nos visitan y en los altares nada debe de tocarse de la ofrenda hasta que se hayan marchado, ya que si no es así, pueden enojarse.

Para el día primero de noviembre se despide a los angelitos y, nuevamente a las 3 de la tarde, replican las campanas de la iglesia anunciando la llegada de los difuntos mayores, se alborotan los braseritos con el humo del copal y es hasta el día siguiente que, a la misma hora y en las casas particulares, se despiden por última vez en el año con el incienso.

 

La tradicional velada

Al día siguiente 31 de octubre, a las  18:00 horas, se lleva a cabo la exposición de tapetes tradicionales de arena en la calle Melchor Ocampo aledaña al panteón San Sebastián, posteriormente a las  21:00, horas  se inicia con la tradicional Velada en los panteones San Sebastián y Panteón Mictlancihuatl

Desde las 17:00 o 18:00 horas, las personas que tienen familiares descansando en alguno de los cementerios de la población, arriban a ellos para la tradicional velada, llevando consigo flores, velas, calaveritas de barro y dulce, comida y mezcal o cerveza, para soportar el frío y el sereno de la noche y la madrugada.

Esta tradición, de acuerdo con la historia, inició hace muchos años, cuando las personas acudían en punto de las 23:00 horas al cementerio a rezar y a esperar que sus difuntos regresaran del más allá a las 3 de la mañana, acompañaban a sus almas hasta su casas, donde ya los esperaban los altares, colocados en un lugar especial del hogar y llenos de las cosas que el difunto disfrutaba en vida.

Ambos panteones durante la noche lucen iluminados por miles de velas y cirios, en tanto las personas se acomodan cerca o a los lados del sepulcro de sus familiares que se adelantaron en el camino,  conviven con sus fieles difuntos, en un ambiente de tranquilidad y armonía.

El día 2 de noviembre por la tarde, los nativos empiezan a repartir las ofrendas de muerto que tenían en sus hogares: canastas llenas de pan, chocolate, fruta y calabaza en conserva, se llevan a la casa de las personas con las que se tiene compadrazgo por haber aceptado el compromiso de algún sacramento de la Iglesia católica, como el bautismo o la confirmación.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password