Devoción que se hereda; agradecen a la Virgen | Fiestas y tradiciones

Devoción que se hereda; agradecen a la Virgen

Acuden miles de oaxaqueños a venerar a la Patrona
de Oaxaca

El agradecimiento a la patrona de los oaxaqueños se desborda en la mirada y la oración que le dedica al pie de su altar. A lo largo de dos semanas, su nieta recibió un tratamiento médico urgente para una pulmonía que estaba a punto de arrebatarle la vida.
Los días en el hospital público fueron largos, tediosos, cansados, como lo relata, día tras día oró para pedir la intercesión de una imagen en quien confiar desde su infancia.

Con la niña de escasos dos años en brazos, Mario repite la oración aprendida de sus padres y ahora inculcada a los hijos.
Desde las nueve de la mañana salió a buscar el camión que va de la colonia La Cuevita en la parte alta de San Juan Chapultepec, al centro de la ciudad; pañales, agua en bote y unas manzanas son el abasto para ir al peregrinar citadino.

El hombre cuida a cada momento que la cobija bordada en tonos rosas y blancos no descubran el cuerpecito de su nieta; en tanto, atiende las oraciones del presbítero quien habla de la importancia de actuar con unidad y congruencia.

Pero sobre todo, dice el párroco de la Iglesia de la Soledad, es vital en estos momentos recobrar los valores familiares que tantos problemas han generado en la sociedad.

Previo a escuchar con atención la homilía, Mario se postró ante la imagen venerada por miles de oaxaqueños para agradecer la recuperación de la última de sus nietas y la mejoría de su salud.

Como desde hace más de 50 años, el hombre hoy cano, de caminar lento y difícil, no falta a la cita con la Virgen de la Soledad, en sus manos lleva un ramo de flores que cultiva en el patio de su casa y una veladora, como formas de agradecimiento.
A Mario nadie lo ve raro, todos los ahí reunidos tienen un por qué.

Un favor o agradecimiento por lo conseguido, salud y trabajo es lo que más le piden a la virgen, confía la hermana Isabel, quien se encarga de asistir al presbítero.

Poco a poco llega la gente a ver a la imagen de la patrona de los oaxaqueños en la víspera de su día.

La frialdad de la cantera verde con la que fue edificado el templo, no merma el calor al interior de la iglesia, que alberga los sentimientos, oraciones y milagros que están por suceder para cada uno de los peticionarios.

Una celebración con fervor y amor

De rodillas y con un ramo de flores en los brazos, Alicia avanza hacia el altar de la iglesia de la virgen de La Soledad, los pasillos laterales y el central se encuentran despejados, por lo que no existe obstáculo en su andar.

Previo a la celebración de la “Patrona de Oaxaca”, fervientes han emprendido ya la visita para agradecer los milagros recibidos a lo largo de este año, realizar peticiones, o bien, tan solo participar de la celebración eucarística.

A las 12 del día, una treintena de creyentes escuchan al párroco oficiar la misa, mientras Alicia aún de rodillas se persigna y reza frente al altar. El varón de 40 años se pone de pie y pronuncia algunas palabras inaudibles.

Preludio a la gran celebración

Al término de la eucaristía, el señor originario de Tlacolula de Matamoros enciende una veladora en el espacio dispuesto para la luz que ilumina cientos de caminos. Y no puede evitar llorar.

“Fue un año difícil: las sequías provocaron que se perdieran las cosechas, luego el agua en abundancia y finalmente el temblor.

Agradezco a Dios y a la Virgen estar vivo y pido por la gente que perdió a sus seres queridos y su casa”, expresa Javier.

El hombre relata que su devoción hacia la Virgen de La Soledad fue inculcada por su familia, por su madre y su abuela, quienes cada semana viajaban de Tlacolula a la ciudad para visitar a la representación mariana.

“La virgencita nos ha concedido muchos milagros, el más importante en este momento es permitirme visitarla en este diciembre. Aunque tengo muchas peticiones para ella, la verdad es más grande mi agradecimiento”, confiesa.

El templo católico aún luce semivacío, en los próximos días comenzarán a llegar peregrinos de diversas partes del estado y del país, mientras tanto, la calma es parte de este santuario cuya arquitectura estilo barroco es también un atractivo turístico, al ser sin duda, uno de los sitios más emblemáticos de la capital oaxaqueña.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password