Le ruegan a la patrona de Oaxaca por un milagro | Fiestas y tradiciones

Le ruegan a la patrona de Oaxaca por un milagro

Desde comunidades alejadas y con una devoción sincera llegaron miles de personas a visitar a la Virgen de la Soledad para pedir por la salud de sus seres queridos o para que no les falte el trabajo

Un milagro para superar las enfermedades o para conseguir trabajo el siguiente año, fueron las súplicas más recurrentes de los files oaxaqueños a Nuestra Señora de la Soledad, ayer durante su fiesta anual.

Ávidos de consuelo y amor, los oaxaqueños acudieron al santuario menor de la virgen para depositar sus esperanzas.
Como cada año, hombres y mujeres ofrecieron la majestuosa Danza de la Pluma a la virgen.

Llegaron peregrinos de diversos puntos de la entidad y sobre todo, de comunidades más alejadas se hicieron presentes para dar gracias por lo alcanzado este año que está por concluir.

Le pide que cure a su mamá

Victoria, con toda su fe, cargando un ramo flores rojas y amarillas y una vela encendida acudió a los pies de la virgen colocada en el atrio del santuario para pedir por la salud de su mamá.

“Te encargo a mi madre, virgen mía, que su tumor se vaya; permítele ver de nuevo”, expresó la creyente, mientras pasaba una y otra vez por el cuerpo de su mamá el racimo de flores que compró al entrar al templo católico.

Mientras el tumulto de gente pasaba, Victoria yacía hincada en ese espacio y lo único que le importaba era dedicarle unas palabras a la imagen.

Victoria y su madre María, provenientes de Santa Ana del Valle, estuvieron en la misa para rezarle a la virgen, considerada por los fieles la Patrona de Oaxaca.

“Hace ocho meses que le detectaron a mi madre este mal y desde entonces, le rogamos (a la virgen) que el tumor ya no regrese”, suplicó.

Desde San Lucas a la Soledad

La familia de Nacho, llegó desde San Lucas Quiavini. Él al llegar al santuario pidió por la salud y para que no le falte el trabajo, para darle el sustento a su familia.

Están aquí para demostrar su fe, aunque para venir hayan tenido que gastar en comida y pasajes y dejar por un día su trabajo.
“Venimos todos los años a festejar a mi hijo que cumple años y ningún gasto es mucho para festejar con nuestra madre María”, expresó Nacho.

Nacho es trabajador de la construcción, va al día con los gastos y su esposa es ama de casa y aunque con mucho sacrificio, decidieron venir ver a la virgen la Soledad.

Pide por que haya menos marginados

Desde el altar mayor de la virgen de la Soledad, el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello pidió ante la imagen que haya menos marginados.

Flanqueado por media docena de sacerdotes, quienes llegaron a este santuario para participar en la celebración litúrgica, arribó monseñor Chávez Botello.

Durante la homilía, Chávez Botello, pidió reavivar la esperanza, la fidelidad hacia Dios y transmitir el amor a aquellos que nos rodean.

La inseguridad, la injusticia, la violencia se siente en distintos puntos del país lo cual da como resultado la marginación, dijo.

Botello pidió también por los enfermos que están experimentando la soledad, los discapacitados, por los que no oyen y no pueden hablar: “A ellos, hay que demostrarles que estamos unidos”.

“María nos invita a transmitir su mensaje para encontrar a los marginados por la pobreza, por la falta de oportunidades”. Al mismo tiempo pidió por todos aquellos marginados de amor y aprecio.

El dirigente de la iglesia oaxaqueña invitó a los fieles a luchar para dar amor, por una vida auténtica y para que no haya marginados en nuestra sociedad.

El purpurado aprovechó el momento para pedir por la reconstrucción de las familias que sufrieron en el terremoto y por el sufrimiento que les dejó el perder a un ser querido.

el dato

  • La casa de don Manuel se ubica en la calle de Vega 305 entre Melchor Ocampo y Fiallo, en el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca.

Para saber

  • La primera celebración navideña en la que se montó un belén o nacimiento para la conmemoración de la llegada de Jesucristo fue en la Nochebuena de 1223 por Francisco de Asís. La escena del nacimiento de Cristo no fue representada con figuritas y miniaturas de objetos cotidianos, como hacemos actualmente, ni con personas, aunque para la ocasión San Francisco sí utilizó animales.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password