Salen oaxaqueños a recoger chicatanas | Gastronomía

Salen oaxaqueños a recoger chicatanas

Desde antes del amanecer la gente se arremolinó en las calles a recoger este insecto tan preciado en la gastronomía oaxaqueña

Esta mañana, cientos de capitalinos salieron a las calles a recoger chicatanas, luego de las intensas y constantes lluvias que se registraron durante todo el día de ayer en los Valles Centrales de Oaxaca.

Las primeras lluvias -fuertes- del año, de finales de mayo y principios de junio, humedecen la tierra logrando con esto que los insectos abandonen su nido y busquen aparearse. Las chicatanas forman grupos tan numerosos que se forman “nubes” y es en ese breve momento, durante el vuelo, que realizan el apareamiento. Una vez culminado, vuelven al suelo, en donde los machos mueren y las hembras buscan regresar a su nido para coronarse y crear su propia comuna, misma que un año más tarde repite este ciclo.

Es así como niños y adultos, acompañados de una bolsa de plástico se dieron cita en las calles para atrapar la mayor cantidad de estas “hormigas reina” que no lograron regresar a su hormiguero, algunas atrapadas en los parabrisas de los coches y otras en los pequeños charcos formados en las banquetas.

Esta popular hormiga alada, que es considerada un manjar de la gastronomía oaxaqueña, es preparada tradicionalmente en salsa. Se asan directamente al comal -con alas y todo- hasta dorarlas, moviéndolas delicadamente de vez en cuando para evitar que se quemen; después, según la preparación de cada quién, se separa la cola del cuerpo y éste último es desechado, se molcajetea junto con ajo, sal y chile y se acompaña con tortillas recién “bajaditas” del comal. También se puede preparar un mole que utiliza el insecto como ingrediente principal y se acompaña de pollo o carne de cerdo. Esta preparación es muy tradicional en casi todas las regiones de Oaxaca.

La popularidad de este alimento y su escasez han aumentado los costos en los últimos años. En algunos mercados se comercializa principalmente en recipientes de diversos tamaños, conocidos como “medidas”, llegando a venderse hasta en mil 200 pesos el kilogramo o “la medida”.

En México, se tiene conocimiento de esta especie desde antes de la Colonia, cuando ya eran estudiadas y usadas como alimento. Aunque su nombre original era tzicatanahtli, que en náhuatl tzica significa “hormiga” y tanahtli “bolsa, olla o canasta” que quiere decir, la bolsa de las hormigas o simplemente “la madre de las hormigas”, éste nombre ha variado según la región. Se le conoce como chicatana en Oaxaca, Puebla y Veracruz, chícalas en el estado Hidalgo, y nucús en Chiapas.

Además de los chapulines y los gusanos de maguey, las chicatanas son otros insectos que forman parte importante de la gastronomía oaxaqueña.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password