La comunidad de Arrazola alberga una rica tradición de artesanos y es el lugar de nacimiento de los alebrijes, de los cuales el maestro Manuel Jiménez fue precursor